1/16

A.M.

 

En octubre pasado el alza del metro logró desestabilizar la resignación que la ciudadanía había mantenido estos últimos 30 años frente a un Estado cada vez más perdido en su rol de desarrollar políticas de bienestar social. La promesa de alegría planteada con el retorno de la democracia estuvo lejos de ser cumplida, al contrario, el sistema neoliberal instaurado en dictadura, aumentó las brechas sociales y con ellas el descontento de un pueblo.

Esto trajo como consecuencia una serie de protestas a nivel nacional, transformando las calles en espacios de lucha, donde la consigna común era DIGNIDAD.

 

Esta es una serie de fotografías realizada durante las madrugadas posteriores a las marchas, donde recorro las calles aledañas a Plaza Dignidad para retratar los vestigios de los enfrentamientos que hubo entre civiles y fuerzas armadas durante los meses de octubre 2019 y marzo 2020, las que tuvieron como consecuencia 34 muertos y 460 heridas oculares a manos de agentes del Estado. En este trabajo el territorio funciona como contenedor de memoria histórica, donde la huella deja entrever el caos socio político que atraviesa el país.